Hipoo
conoce hipoo

¿Es posible quitar a los avalistas de mi hipoteca?

avatar

Comparte este post

A la hora de firmar una hipoteca, en muchas ocasiones, tienes que incluir un avalista que te avale el préstamo y se comprometa con su patrimonio presente y futuro a hacer frente a las cuotas si, por alguna razón, tú no pudieras.

Los bancos son quienes, en ocasiones, tras analizar tus circunstancias económicas y laborales, solicitan que se incluya un avalista.

¿Para qué sirve un avalista?

  • Para que te concedan una hipoteca al 100% de financiación; para esos casos en los que no tienes ahorrado lo suficiente.
  • Cuando no existen ingresos suficientes. Por regla general, los bancos van a permitir que destines hasta un máximo del 40% de tus ingresos a pagar la cuota. Si tu cuota sobrepasa este porcentaje, deberás incluir un avalista.
  • Cuando tu vida laboral muestre que has tenido muchos trabajos temporales, o cuando en el trabajo actual no figures como indefinido. Esto puede penalizar y llevar al banco a no concederte el préstamo. Ante esta situación es posible que éste te demande incluir un avalista.

¿Qué tipos de aval existen?

Por lo general, son dos los tipos de aval que existen en los préstamos hipotecarios: Aval personal o material.

  • El aval personal, es aquel en el que se fija como avalista a una persona y responderá con todo su patrimonio, es decir, ahorros, viviendas, vehículos, etcétera.
  • Por otra parte, el aval material es aquel en el que se define cómo garantía una vivienda u otra propiedad. En caso de impago del préstamo hipotecario por el deudor, el banco solo podría utilizar ese bien material como pago.

¿Puedo eliminar un avalista de mi hipoteca?

Una vez firmado el préstamo hipotecario incluyendo un avalista, surge la pregunta de si podrás eliminarlo de tu hipoteca al pasar un determinado tiempo o al cumplir algún requisito específico.

Determinar esto no es fácil y dependerá, en gran medida, de lo que hayas firmado con el banco. Ten en cuenta que al banco le conviene que tengas avalista, porque, contrariamente a lo que piensa una buena parte de la sociedad, éste no se quiere quedar con tu casa y ejecutar el desahucio. Por lo que, quitar de la ecuación a avalistas siempre es más complicado de lo que parece.

Para quitar el aval de un préstamo hipotecario se debe negociar con la entidad bancaria y que esta acepte quitar esa garantía de pago. Como hipotecado podrás negociar quitar el avalista de la hipoteca, así como otras cláusulas, pero deberá ser el banco quien finalmente acepte la operación. Es habitual que la respuesta de la entidad sea negativa, pues considerará que quitando el avalista de una hipoteca se está asumiendo un mayor riesgo en la operación.

Sin embargo, existen una serie de soluciones en caso de que el banco se mantenga firme y no permita suprimir a tu avalista. Así, si la negociación con el banco resulta ineficaz, puedes optar por:

  1. La subrogación de la hipoteca (cambio de hipoteca). Si el banco se niega a negociar contigo la supresión del avalista, trasladar el préstamo a otro banco puede ser la solución. Para ello, deberás negociar con la nueva entidad esta condición para hacer el traspaso.
  2. Negociar la sustitución del aval, manteniendo así las garantías de cobro para el banco.
  3. Novación de hipoteca. Novación significa cambiar las condiciones de la hipoteca (del contrato previamente definido) por otras nuevas, como por ejemplo, el cambio de tipo fijo a variable o la ampliación/reducción de los plazos de la hipoteca. Es, en definitiva, crear un nuevo acuerdo hipotecario con nuevas condiciones.
  4. Vía legal. Otra opción es poner una demanda en caso de que se considere que el contrato incluía cláusulas abusivas en la hipoteca relativas a los avalistas. En ese caso, el banco deberá demostrar que los contratantes estaban perfectamente informados de lo que firmaban y de sus riesgos.

Pero, ten en cuento que, tanto para la novación de hipoteca, como para la respuesta de que el banco acepte quitar el avalista de tu hipoteca, es posible que éste te cobre una nueva comisión de estudio de la operación.

Controla también que el banco no aproveche la novación para modificar algunas condiciones de la hipoteca original que te interese conservar.

¿Cómo podemos ayudarte?

Si necesitas gestionar un cambio de hipoteca para mejorar tus condiciones, estaremos encantados de ayudarte con la subrogación de tu hipoteca. Déjanos tus datos en nuestro simulador y un asesor se pondrá en contacto contigo para explicarte el proceso.

Si estás buscando casa y aún no sabes qué tipos podrías conseguir, puedes calcular cuánto te costaría la hipoteca en función de tus condiciones actuales, gastos asociados, perfil y preferencias gracias a nuestro simulador de hipotecas.

Te podemos ayudar a preparar la compra del inmueble sabiendo a qué tipo de hipoteca máxima puedes aspirar y cual de entre todas ellas te van a conceder, conociendo las condiciones que puedes conseguir, así como los tipos que te podrían ofrecer. 

Para más información entra en Hipoo, regístrate e inicia todo el proceso con nosotros; te asignaremos un gestor hipotecario certificado totalmente gratuito que te asesorará durante toda la operación. 

Y si te ha gustado este artículo, ¡descubre más! Te dejamos otros que creemos podrían interesarte:

Sector hipotecario en 2021, ¿qué se espera?

Cuánto dinero debemos destinar a la hipoteca

Gastos de una hipoteca

PS: Súmate a las miles de personas que ya se han suscrito a nuestro newsletter

Un día cada dos semanas te enviamos el mejor contenido relacionado con el sector vivienda e hipotecario. Prepárate para la siguiente semana. Suscríbete!