Hipoo
conoce hipoo

¡Recuerda! Da comienzo la Campaña sobre la Declaración de la Renta 2020

avatar

Comparte este post

¿Tengo que hacer la declaración de la renta? ¿Quiénes están obligados a declarar en el IRPF? Muchas son las dudas que surgen si nos paramos a pensar en la declaración de la renta y todo lo que gira en torno al IRPF.

Y es que hoy, 7 de abril de 2021 comienza la campaña para la declaración de la renta del pasado año 2020. Pero, ¿tienes todo claro?

Desde Hipoo queremos transmitirte ciertos conocimientos y aspectos que, quizás a día de hoy, desconoces y que se deben tener en cuenta a la hora de hacer la declaración.

Empecemos por el principio: ¿Quiénes están obligados a declarar el IRPF?

En principio, todo contribuyente está obligado a declarar, pero a la hora de la verdad existen unas cuantas excepciones para librarse de hacer la declaración y que no nos pidan explicaciones.

Lo cierto es que la Ley de IRPF dicta en su artículo 8 que los contribuyentes por el Impuesto de la Renta son todas aquellas personas físicas que tengan su residencia habitual en territorio español”, así como “las personas físicas que tuviesen su residencia habitual en el extranjero por alguna de las circunstancias previstas en el artículo 10 de esta Ley”; por tanto, a priori todo trabajador, pensionista y cualquier persona que obtenga algún tipo de renta, debe tributar por este impuesto y hacer la declaración de la renta. Sin embargo, la obligación de presentar el IRPF principalmente depende de la cuantía de los ingresos, las deducciones y su respectiva procedencia.

Con carácter general, los contribuyentes que hayan percibido rentas inferiores a los 22.000 € brutos anuales por parte de un solo pagador están exentos de tributar; es decir, es la cifra mínima de ingresos para tener que declarar la renta.

Aunque, también es cierto que existen excepciones a esta regla general, y es que en el caso de los trabajadores con más de un pagador,  a partir de los 14.000€ estás obligado a realizarla, siempre que el segundo y posteriores pagadores (por orden de mayor a menor) sumen más de 1.500 €.

Es importante recordar, que se considera segundo pagador, cuando se ha cambiado de CIF de un empleador a otro.

Pero, ¿y si he estado en ERTE, estoy obligado a declarar la renta?

Los ERTE van a ser los claros protagonistas de la declaración de la renta del 2020. Los ERTE computan como segundo pagador, como rendimiento de trabajo, igual que tu salario, y para Hacienda como un pagador más, puesto que has trabajado para tu empresa y has cobrado las ayudas por ERTE; por tanto se entiende que tienes dos pagadores a efectos de la renta. Es por ello, que lo más probable es que sí tengas que declarar por tus rentas si has estado en tal situación y si:

  • Has cobrado más de 14.000 euros en total y más de 1.500 euros del SEPE por el ERTE, suponiendo que este último sea el segundo pagador.
  • Has cobrado más de 22.000 euros y menos de 1.500 del SEPE por el ERTE que se te ha asignado.

Además, existen otros ingresos más allá del salario que afectan a tu obligación de declarar la renta. La nómina no es, ni mucho menos, la única fuente de ingresos. En la renta cabe cualquier ingreso que entre en la cuenta corriente; es por ello que Hacienda también tiene en cuenta el dinero proveniente de rentas inmobiliarias, de inversiones o de ganancias y/o pérdidas patrimoniales.

Consejos básicos para hacer la declaración de la renta

1. Revisa bien el borrador

Revisa bien todos los datos personales contenidos en el borrador que Hacienda te facilita y comprueba, uno a uno, que están bien. Piensa qué ha cambiado (o no) en tu vida, ¿te has casado o divorciado?, ¿te has mudado de piso o has recibido la herencia de tu abuela? Todo esto puede influir en tu declaración de la renta.

2. Comprueba si puedes deducirte por la vivienda

Si tienes piso en propiedad, recuerda que el 1 de enero de 2013 se suprimió la deducción por inversión en vivienda habitual, pero todos los propietarios anteriores a tal fecha pueden seguir disfrutándola en los mismos términos y condiciones existentes. Este régimen transitorio, sin embargo, no aplica a los que tenían aportaciones en planes de cuentas vivienda destinadas a la primera adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual (ya no podrán aplicarse deducción alguna a partir de dicha fecha). País Vasco y Navarra tienen su propia normativa.

3. Incluye los pisos alquilados

¿Tienes alquilado el piso? Entonces no te olvides declararlo en la Renta. Estás obligado y este dato no siempre aparece en el borrador que te envía Hacienda.

4. Revisa las deducciones disponibles

Comprueba el catálogo de deducciones estatales y autonómicas para ver a cuáles tienes derecho.

5. Planes de pensiones

Si estás aportando dinero a los sistemas de previsión social, recuerda que tienes derecho a reducir la base imponible general.

6. Subvenciones e incrementos de patrimonio

Es importante recordar que las subvenciones hay que incluirlas en la declaración de la renta como si fueran una ganancia patrimonial, porque si no la Agencia Tributaria puede hacerte una declaración paralela y sancionarte. Y si se han vendido acciones, también se debe reflejar la ganancia o la pérdida registrada.

Y que hay de la hipoteca…¿puedo desgravarme la hipoteca en mi declaración?

El Ministerio de Hacienda recuerda que en el ámbito del IRPF no hay muchas novedades normativas. En el capítulo de deducciones, los contribuyentes con una vivienda en propiedad financiada por una hipoteca pueden desgravarse en el IRPF, pero no todos. Existen una serie de requisitos y límites.

La deducción por adquisición de la vivienda habitual quedó suprimida a partir del 1 de enero de 2013. Así, solamente tienen derecho a la desgravación aquellos que compraron el inmueble y formalizaron el préstamo hipotecario antes del 31 de diciembre de 2012. En tal caso, los que cumplan esos requisitos pueden desgravarse hasta un 15% de lo que hayan pagado por su hipoteca durante el 2020. Otro requisito es que la deducción puede aplicarse sobre una base máxima de 9.040 euros anuales, así que el contribuyente puede deducirse hasta 1.356 euros como mucho.

En caso de que la hipoteca tenga dos titulares y se haga la declaración conjunta, se aplica la deducción sobre el máximo de 9.040 euros. Pero si se hace por separado, cada uno de los contribuyentes podrá aplicar la desgravación sobre lo que haya pagado individualmente por la hipoteca, también sobre una base máxima de 9.040 euros (18.080 euros entre los dos).

Es de añadir que cualquier hipoteca que cumpla dichos requisitos puede desgravarse, aunque haya sido modificada posteriormente, es decir, los criterios también son válidos para hipotecas modificadas. De acuerdo con la Agencia Tributaria, cambiar las condiciones del préstamo no implica modificar su finalidad, que es la de adquisición de la vivienda. Por tanto, si en 2020 se ha modificado, se podrá seguir aplicando la desgravación correspondiente.

Estas modificaciones de hipoteca incluyen:

  • Modificación por adelanto de capital: reembolso anticipado
  • Por novación: pacto con la entidad para cambiar las condiciones de la hipoteca
  • Subrogación de acreedor: traslado del préstamo a otro banco
  • Nueva hipoteca: para refinanciar el crédito original

No obstante, si la modificación no se produce por alguno de estos motivos, la deducción no podrá aplicarse sobre lo amortizado para devolver el dinero de esa ampliación.

Entonces, ¿qué gastos se pueden deducir en la próxima declaración?

En la base máxima de 9.040 euros anuales se pueden incluir los costes relacionados con el préstamo como las cuotas del préstamos, es decir, todas las mensualidades que hayamos abonado a lo largo del ejercicio para amortizar el capital pendiente de la hipoteca, las amortizaciones anticipadas, gastos de constitución, modificación o cancelación del crédito, así como lo abonado durante el año en comisiones y otros productos asociados como seguros de vida y hogar.

Aún así, a pesar de los sencillos consejos que te hemos mostrado, desde Hipoo te recomendamos que si tu declaración de la renta es muy compleja, acudas a un profesional que te ayude con la gestión, ya que el borrador no siempre incluye o te proporciona todos aquellos datos que quizá necesites y que posteriormente pueden ocasionarte pagar una penalización.

¡Y recuerda que te podemos ayudar a preparar la compra del inmueble sabiendo a qué tipo de hipoteca máxima puedes aspirar y cual de entre todas ellas te van a conceder; conociendo las condiciones que puedes conseguir, así como los tipos que te podrían ofrecer!

Para más información entra en Hipoo, regístrate e inicia todo el proceso con nosotros; te asignaremos un gestor hipotecario certificado totalmente gratuito que te asesorará durante toda la operación. 

PS: Súmate a las miles de personas que ya se han suscrito a nuestro newsletter

Un día cada dos semanas te enviamos el mejor contenido relacionado con el sector vivienda e hipotecario. Prepárate para la siguiente semana. Suscríbete!