Préstamos hipotecarios online sin ir al banco

By Hipoo

El futuro de las hipotecas ya está aquí, se trata nada más y nada menos que de los préstamos hipotecarios online sin tener que ir al banco. Una tramitación que se vuelve mucho más sencilla para todos los involucrados y que, en consecuencia, también es más rápida y más económica.

Para muchas personas el momento de pedir un préstamo hipotecario es un momento de mucho estrés. Implica visitar varios bancos, tener la documentación necesaria para firmar una hipoteca siempre a mano, hablar con diferentes gestores, tener muy poca posibilidad de negociación y al final esperar a qué el banco decida si concede o no el dinero.

Entre el tiempo que se tarda en pedir información en diferentes bancos, lo que se tarda en recopilar la documentación que hay que presentar, lo que tarda la tasación de la vivienda y el propio proceso interno del banco para la evaluación de riesgos, el proceso para saber si se va a tener o no acceso al dinero necesario para comprar una vivienda se puede dilatar varias semanas.

A ello hay que sumar que la mayoría de las personas no son expertas en materia hipotecaria, y por tanto muchos de los conceptos de los que van a oír hablar durante esas reuniones en el banco les van a sonar poco o nada.

La conclusión es que el proceso puede ser no solo largo, sino también estresante. Por eso no es de extrañar que se estén buscando y ya se hayan encontrado interesantes alternativas.

¿Contratar una hipoteca sin ir al banco?

¿Y si te dijéramos que ya puedes contratar una hipoteca sin pasar por ningún banco? Seguramente te parezca ciencia ficción, pero no es así, la tecnología también ha llegado a este tipo de contratos.

Las nuevas generaciones no quieren invertir su tiempo en buscar una buena hipoteca, quieren que el proceso de contratación les resulte lo más cómodo, rápido y sencillo posible, pero sin renunciar por ello a tener la hipoteca que mejor se amolde a sus condiciones.

Esta situación ha dado lugar al nacimiento del Mortgage Tech, un conjunto de tecnologías cuya finalidad es ayudar a los usuarios en el proceso de contratación de un préstamo hipotecario. Dentro de este concepto encontramos software tan diverso como los calculadores de hipoteca o apps que recogen la última información sobre cláusulas abusivas.

Pero lo cierto es que esta tecnología no se queda aquí. Hoy en día ya es posible que alguien contrate una hipoteca desde su teléfono móvil o su tablet y sin tener que salir de casa. Un buen ejemplo de ello es Hipoo.

¿Cómo funcionan los préstamos hipotecarios online?

De la misma manera que cuando acudimos a pedir un préstamo a la oficina, con la única particularidad de que aquí todos los trámites se hacen de forma remota. Te informas sobre las condiciones que ofrece el banco y, si crees que su hipoteca te puede interesar, contactas con él.

Para poder decidir si cumples el perfil para concederte el préstamo te van a pedir una documentación (nómina, información sobre otros préstamos, etc.) que tú envías también de forma online.

El banco examina tu situación financiera y si está en disposición de darte el préstamo hipotecario te enviará una oferta vinculante que podrás examinar detenidamente, para ver si de verdad lo que te ofrecen es lo que te interesa contratar.

En caso de que el banco esté de acuerdo en darte el dinero y tú estés de acuerdo con las condiciones que te ofrece, lo único que queda es formalizar el préstamo a través de escritura pública firmada ante Notario.

La tecnología todavía no ha avanzado lo suficiente como para que puedas hacer una firma ante Notario de forma remota (aunque no tardará mucho), por lo que sí tendrás que desplazarte hasta la Notaría para firmar en la fecha acordada.

Es decir, que realizas absolutamente todo el proceso de forma digital, evitándote desplazamientos y perder tiempo en visitar el banco, pudiendo realizar los trámites cuando te venga bien. Para lo único que tendrás que desplazarte será para el trámite final, que es la firma ante Notario.

¿Por qué los préstamos hipotecarios online son el futuro?

Este tipo de préstamos son ya una realidad, aunque su implantación todavía es escasa y muchos consumidores desconocen que tienen esta opción. Pero de cara al futuro este tipo de contrataciones superarán en número a las realizadas en las sucursales bancarias, por suponer un ahorro de tiempo y de recursos, lo que implica también un ahorro de dinero.

Los bancos están realizando una importante apuesta por la digitalización y la gran mayoría de ellos no tardarán mucho en ofrecer este servicio.