Hipoo
conoce hipoo

Hipotecas para no residentes

avatar

Comparte este post

Las hipotecas para no residentes son préstamos hipotecarios que conceden las entidades financieras a no residentes. Jurídicamente se entiende por no residentes aquellos ciudadanos que bien no hayan permanecido en el territorio nacional más de 183 días a lo largo del año; mientras que las entidades bancarias realmente consideran no residentes a los ciudadanos que pagan sus impuestos en otro país independientemente del tiempo que vivan en España, y sin importar su nacionalidad.

Las condiciones para otorgar una hipoteca para no residentes son más exigentes que aquellas otorgadas a residentes, puesto que los bancos entienden que los no residentes buscan en España una hipoteca o bien por motivos de inversión, o para una segunda residencia; por lo tanto, las condiciones que suelen ofrecer para este tipo de hipotecas son peores que con respecto a las condiciones que se concederían a una persona que vive en España y solicita un préstamo, por regla general, para su primera residencia. 

3 características principales de las hipotecas para no residentes son:

  1. Ofrecen menos financiación:el porcentaje de financiación que se concede en las hipotecas para no residentes es menor que el resto de los préstamos hipotecarios, lo que implica que el cliente que quiera acceder a una hipoteca, deberá disponer de una cantidad mayor de ahorro para pagar los gastos iniciales. El porcentaje destinado de financiación para esta modalidad de hipoteca se encuentra en torno al 60 % frente al 80% de los residentes.
  2. Los intereses son más elevados: el tipo de interés que se aplica a la cuota de capital prestado que hay que devolver cada mes, en el caso de los no residentes es generalmente más alto que para los residentes. La razón por la que se aplican tipos más altos es que los no residentes suelen destinar la financiación a la compra de una segunda vivienda, y además, al residir en el extranjero, tienen más dificultades a la hora de cumplir con alguna de las vinculaciones que suelen bonificar la hipoteca, como por ejemplo la domiciliación de la nómina o el seguro de vida.
  3. Los plazos de amortización son más cortos: el riesgo que conlleva en caso de producirse morosidad e impago por parte del deudor, es mucho más alto, puesto que sería más difícil embargar bienes del extranjero; en la práctica la única garantía que aporta el deudor es la del inmueble adquirido en España. El plazo de amortización de no residentes suele situarse en 20 años, frente al plazo impuesto para los residentes que suele estar en un máximo de 30 años.

Otra de las particularidades de las hipotecas para no residentes es  la exigencia de aportar mayor cantidad de documentación para que así, las entidades validen con seguridad el expediente. La documentación mínima requerida para no residentes vs. la de los residentes, es mucho mayor, tal y como lo demuestra la siguiente tabla:

documentacion requerida

Hipotecas multidivisa

La nueva ley hipotecaria permite cambiar la moneda de pago al cliente, un hecho que está complicando operaciones de residentes con moneda distinta al euro. En la práctica, los bancos están catalogando estas operaciones dentro del saco de no residentes, incrementando las exigencias de concesión de la hipoteca hasta equipararlas en la mayoría de los casos a las operaciones de no residentes. En este caso, como bien se ha comentado previamente, habría que aportar más documentación, se ofrece menos financiación, se aplicarían intereses más elevados, y plazos de amortización más cortos.

Esto se debe, a que al acogerse a la posibilidad del cambio de moneda, los bancos asumen más riesgo por las fluctuaciones de las divisas, sobre todo, aquellas que son mas volátiles. Es por ello por lo que las entidades, al conceder hipotecas a no residentes, limitan la concesión de hipotecas a aquellos países de la Eurozona, o alternativamente países con monedas muy fuertes y con poca fluctuación, como por ejemplo UK-libras o EU-dólares.

Ésta particularidad complica la obtención de la hipoteca a todo aquel trabajador español que por ejemplo, pueda trabajar para una multinacional o una filial de otro país y que reciba el salario en una divisa distinta al Euro.

5 aspectos que ejemplifican lo que las entidades entienden como residentes y no residentes:

ejemplos

Para más información entra en Hipoo, regístrate e inicia todo el proceso con nosotros; te asignaremos un gestor hipotecario certificado totalmente gratuito que te asesorará durante toda la operación.

PS: Súmate a las miles de personas que ya se han suscrito a nuestro newsletter

Un día cada dos semanas te enviamos el mejor contenido relacionado con el sector vivienda e hipotecario. Prepárate para la siguiente semana. Suscríbete!