Las mejores hipotecas sin comisiones

By Hipoo

A la hora de contratar una hipoteca son muchas las cuestiones que hay que tener en cuenta. Lo más habitual es prestar especial atención a los intereses, y esto es bastante lógico. Pero hay elementos como las comisiones que muchas veces no tenemos en cuenta y que pueden hacer que acabemos pagando por el préstamo hipotecario más de lo que esperábamos. Para evitar sustos, en esta ocasión vamos a repasar las mejores hipotecas sin comisiones.

¿Qué son las comisiones bancarias?

Antes de nada conviene tener claro qué son las comisiones bancarias. Se trata de unas cantidades que los bancos cobran a sus clientes a modo de contraprestación por los servicios que están prestando. Por ejemplo, si hacemos una transferencia, el banco nos puede cobrar una comisión por realizar la misma.

Está claro que las comisiones nunca son del agrado de los clientes, por lo que en los últimos años la guerra comercial entre entidades bancarias se ha centrado principalmente en eliminar las comisiones o al menos reducirlas lo máximo posible.

¿Cuáles son las comisiones más habituales en una hipoteca?

Comisión de subrogación

Es la que se aplica cuando hay un cambio en el titular de la hipoteca o incluso en el banco que es titular del crédito.

Comisión de cancelación total o parcial de la hipoteca

Para el banco las hipotecas son productos con los que comercia en los mercados, de modo que en la mayoría de los casos lo que busca es tener muchas. Así, si un cliente paga antes de tiempo todo o parte del dinero que adeuda, el banco le cobra una comisión a modo de compensación por el dinero que va a perder al no poder operar con esa hipoteca en el mercado.

Comisión de apertura

Es la cantidad que hay que abonar por el mero hecho de contratar una hipoteca. El banco lo justifica señalando que esta cuantía cubre los gastos en los que ha incurrido para decidir si te da o no el préstamo: estudios de riesgos, gastos administrativos, etc.

Comisión por riesgo de tipo de interés. Esta comisión no es muy conocida y se aplica en las hipotecas a tipo fijo. Si el deudor quiere cancelar todo o parte de la deuda, además de la comisión de cancelación deberá pagar esta comisión, que puede ser de hasta el 5 %. Se paga en aquellos casos en los que en el momento de anticipar el dinero el tipo medio del mercado esté por debajo del tipo fijado para la hipoteca. Es decir, que si tienes una hipoteca fija con un interés del 3 % y en el momento de hacer una amortización parcial el tipo medio del mercado es un 2 %, tendrás que pagar esta comisión.

Las mejores hipotecas sin comisiones

A la vista de lo anterior nos queda claro que ciertas comisiones pueden encarecer mucho un préstamo hipotecario. Por eso no es extraño que los clientes busquen préstamos bancarios sin comisiones. Los mejores del mercado ahora mismo son:

Hipoteca variable COINC

Está hipoteca ya aparecía en nuestra recopilación de las mejores hipotecas sin vinculación. No tiene ningún tipo de comisión asociada y ofrece una financiación máxima de 800.000 € para la adquisición de vivienda habitual con un plazo de devolución de hasta 30 años.

Los intereses son Euribor + 0,89 % durante todo el período de devolución. Su peculiaridad es que es un producto pensado para un único titular.

Hipoteca Open Fija

Openbank cuenta con esta hipoteca para financiar la adquisición de viviendas de entre 30.000 y 3.000.000 € con un plazo de devolución de hasta 30 años si es una residencia habitual o 25 años si se trata de una segunda residencia.

Los intereses aplicables dependen tanto de la cuantía a financiar como de los años para devolver el crédito, pero los más bajos son del 1,55 % y los más altos del 2,50 %. No tiene comisiones de ningún tipo y la única vinculación que pide es la domiciliación de la nómina.

Hipoteca pisos de bancos Bankia

Esta hipoteca ofrece financiación del 100 %  con un interés de Euribor + 1,20 % para aquellos que adquieran uno de los inmuebles del parque inmobiliario de Bankia. La única vinculación que exige es domiciliar la nómina, pero a cambio no se aplica ningún tipo de comisión.

Es un producto destinado exclusivamente a la adquisición de primera vivienda y el plazo máximo para la devolución es de 30 años. Una de sus peculiaridades es que el banco asume los gastos de Notaría, los de gestoría, los gastos asociados al Registro de la Propiedad y la obtención de la nota simple.