Hipoo
conoce hipoo

Hipoteca Tradicional vs Hipoteca Digital

avatar

Comparte este post

La revolución digital ha llegado a todos los rincones de la sociedad; el sector financiero no se ha quedado atrás. El futuro también ha llegado al mundo de las hipotecas, algo tan clásico y poco innovador como son los préstamos hipotecarios al final también se han rendido al futuro y ya están dando que hablar.

Y es que el modelo de cliente está cambiando, cada vez son más los que no quieren pasar horas esperando en la sucursal bancaria más cercana para operar con su dinero o para obtener información sobre préstamos, seguros o inversiones.

Los bancos tradicionales han tenido que adaptarse a ese entorno digital y la mayoría ha puesto a disposición de sus clientes plataformas virtuales desde las que gestionar y operar con sus ahorros. Además, la transformación digital ha permitido ampliar la oferta financiera con la aparición de los bancos online, unas entidades que, con el paso del tiempo, han ido ganando protagonismo y se han ganado un lugar especial dentro del panorama financiero español.

¿Te imaginas aplicar toda la tecnología y conocimientos que tenemos hoy en día a la hora de formalizar una hipoteca con un banco? Pues ya está sucediendo, y en este artículo te explicamos cómo funciona, qué diferencias existen respecto a las hipotecas tradicionales y qué costes de ahorro suponen.

¿Cómo es una Hipoteca Tradicional?

Si algo caracteriza a las hipotecas tradicionales es la cantidad de papeleo y tiempo que se necesita desde que empiezas a interesarte por una vivienda hasta que te llega el recibo con la primera letra a tu casa.

Una vez que te ha entrado el gusanillo de comprarte una casa y comprobar que no tienes dinero suficiente para pagarla y que debes pedir una hipoteca al banco, deberás empezar a mirar las distintas ofertas que ponen a tu alcance las diversas entidades bancarias.

Una vez que te hayas decidido por la que mejor se ajusta a tus necesidades y situación personal, deberás aportar una gran cantidad de papeles para demostrar quién eres y qué puedes hacer frente al préstamo durante toda la vida del mismo.

A continuación toda esta información que has aportado deberá ser analizada por el banco, poniendo especial énfasis en conocer el riesgo que supone concederte todo el dinero que has solicitado.

Una vez cuentes con la aprobación del banco, el vendedor deberá aportar toda la documentación necesaria para poder realizar los trámites de compraventa, algo que aunque a ti no te supone nada, es un trámite que también hay que realizar.

Y por último, una vez recogida toda la documentación tanto del comprador como del vendedor, se debe establecer una fecha para la firma de la hipoteca, a la que tendrán que acudir diversas personas.

¿Cómo es una Hipoteca Digital?

Si te has fijado bien, en una hipoteca tradicional muchos de los trámites suponen algún tipo de  desplazamiento, gastos e inversión de tiempo. En el caso de una hipoteca digital desaparecen casi todos estos inconvenientes.

La documentación que debe aportar el comprador de la vivienda, puede ser recopilada por la misma entidad bancaria de forma telemática sin necesidad de que el comprador tenga que llevar ningún papel.

El análisis de solvencia se hace también informáticamente, así como la petición de documentación al vendedor, lo que le evita tener que ir a las oficinas del banco. Y al final, la gestión de la fecha de firma también se puede hacer telemáticamente.

– Ahorro de costes en cada una de las fases de una solicitud de hipoteca

Para que conozcas un poco más que es esto de la Hipoteca Digital y poder compararla con una Hipoteca Tradicional, te vamos a explicar en detalle cómo es cada una de las fases de una solicitud de hipoteca según cada una de ellas.

Como puedes comprobar, una Hipoteca Digital no solo te supone un ahorro significativo de dinero, sino que en tiempo supone poder ahorrarte hasta cuatro semanas. Ten en cuenta que una Hipoteca Tradicional tarda unas siete semanas en formalizarse mientras que una Hipoteca Digital tarda únicamente tres.

Comparativa_tradicional_digital

– Preformalización

En la fase de preformalización se solicita al comprador toda la documentación necesaria para poder hacer un estudio exhaustivo de las posibilidades de poder pagar el préstamo una vez concedido. Se solicita la siguiente documentación:

  • NIF o NIE en el caso de ser extranjero
  • Contrato de señal o de arras
  • CIRBE o registro de endeudamiento
  • Declaración del IRPF del último año
  • Escrituras de cada inmueble que se posea
  • Vida laboral actualizada
  • Extractos bancarios recientes
  • Contrato de arrendamiento si el actual domicilio del solicitante es alquilado junto a los últimos recibos del alquiler
  • En el caso de ser trabajador por cuenta ajena:
    • Contrato laboral
    • Últimas nóminas
    • Justificación de ingresos adicionales al de la nómina si se tienen
    • Recibos de préstamos si se tienen
  • En el caso de ser trabajador por cuenta propia:
    • Declaración anual del IVA
    • Pagos trimestrales del IVA
    • Declaración anual y fraccionada del IRPF
    • Últimos recibos del pago a la Seguridad Social

En el caso de una Hipoteca Digital, toda esta información se puede obtener gracias a diversas tecnologías como la agregación de datos, la extracción automática de datos del IRPF mediante el Reconocimiento Óptico de Caracteres (OCR) y la Automatización Robótica de Procesos (RPA), la firma digital y un gestor documental automatizado (BPM). En este caso en una semana se tiene toda la documentación, algo que con la Hipoteca Tradicional tardaría hasta dos semanas con el gasto económico que ello conlleva.

– Análisis de la operación

Las entidades bancarias realizan complejos cálculos para comprobar si una hipoteca es adecuada para un cliente o no. Para ello deben tener en cuenta datos como la capacidad de devolución del préstamo, el importe de tasación, el valor de compraventa, la estabilidad laboral y los avalistas.

Si quieres saber cómo funciona un simulador de hipotecas, ¡descúbrelo en otro de nuestros artículos del blog!

A la tecnología empleada tradicionalmente se unen, en una hipoteca digital, otras como los algoritmos desarrollados con inteligencia artificial, la realidad virtual para conocer el inmueble, la identidad digital, el reconocimiento del lenguaje, la valoración automática (AVM) y la simulación de riesgos financieros. Estamos hablando de tener todo hecho en una semana y media; algo que tarda unas dos semanas con una hipoteca tradicional.

Además, date cuenta del ahorro en la tasación y del tiempo en las visitas que conlleva la nueva forma de hacer hipotecas. Para que veas de lo que te estamos hablando, en este artículo puedes conocer y así hacerte una idea de cuánto cuesta la tasación de una vivienda.

– Documentación de vendedor

La documentación que debe aportar el vendedor del inmueble se resume en:

  • Título de propiedad o Escritura de compraventa
  • DNI o NIE en caso de ser extranjero
  • Nota simple
  • Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI)
  • Certificado de no tener deudas con la comunidad
  • Hipoteca: Certificado de deuda pendiente y Cancelación Registral
  • Certificado de eficiencia energética

Pues bien, en una Hipoteca Digital ya te imaginarás que no hará falta que el vendedor aporte ningún tipo de documentación directamente, puesto que todo podrá ser recopilado por el mismo banco gracias a tecnologías como la firma digital y un gestor documental automatizado (BPM). De nuevo podemos realizar en una semana lo que tradicionalmente supone dos.

– Coordinación para la firma

Y como último paso tenemos el día de la firma a la que deberán acudir diversas personas según sea su función:

  • El dueño del inmueble
  • El acreedor del préstamo (Entidad Bancaria)
  • Los avalistas
  • El notario
  • El registrador
  • El tasador

Como ya te imaginarás, en una Hipoteca Tradicional poner a todos de acuerdo lleva un tiempo y un coste económico añadido. En cambio, en el caso de una Hipoteca Digital este paso es más sencillo gracias a tecnologías como la agenda digital, lo que reduce esta fase a la mitad en tiempo. Eso sí, tenemos que decir que de momento este es el paso que todavía no se puede digitalizar, por lo que la presencia física en el día de la firma aún es ineludible.

A pesar de ello, las hipotecas online son una alternativa que debes considerar a la hora de buscar financiación para adquirir una vivienda. En cualquier caso, lo importante es que, a la hora de contratar una hipoteca, suscribas la que mejor se adapta a tus circunstancias y necesidades, la que más te convenga.

¡Y recuerda, desde Hipoo te podemos ayudar! Desde el Simulador de Hipotecas podrás estudiar y comparar la oferta que mejor se adapte a tu situación financiera y personal. Te asignaremos un gestor hipotecario certificado totalmente gratuito que te asesorará durante toda la operación y despejará todas tus dudas.

PS: Súmate a las miles de personas que ya se han suscrito a nuestro newsletter

Un día cada dos semanas te enviamos el mejor contenido relacionado con el sector vivienda e hipotecario. Prepárate para la siguiente semana. Suscríbete!