Hipoo
conoce hipoo

¿Cómo puedo mejorar las condiciones de mi hipoteca?

avatar

Comparte este post

Firmar una hipoteca es una de las decisiones financieras más importantes a las que hacemos frente en nuestra vida. Así, tiene sentido que, si llegado el momento, no estamos contentos con las condiciones la nuestra, intentemos mejorarlas de la manera en que nos sea posible.

Si estás buscando mejorar las condiciones de tu hipoteca, primero debes realizar un análisis de tu situación. Comienza por determinar cuál es la situación de vuestra hipoteca, cuántos años llevas pagando, cuáles son las cuotas de pago mensual, así como la tasa de interés.

Y es que muchas personas cometen el error de buscar mejorar las condiciones de su hipoteca cuando a ésta le queda muy poco tiempo de vida. Si estás en dicha situación, si tu hipoteca está por finalizar, quizás no tiene sentido que busques cambiarte de banco o modificar tus condiciones, esto implicaría ciertas complicaciones.

La novación y la subrogación, como iremos viendo a lo largo de este artículo, son las dos opciones más claras cuando tratamos de mejorar las condiciones de nuestras.

¿Qué supone cambiar las condiciones de nuestra hipoteca?

Lógicamente, mejorar las condiciones de nuestra hipoteca, traerá consigo varios beneficios:

  • Tipos de interés: Uno de los beneficios más importantes de modificar las condiciones de vuestra hipoteca es encontrar un mejor tipo de interés.
  • Ahorro: Al reducir vuestra tasa de interés también se reduce el pago mensual, así como el costo anual. Esto te permitirá ahorrar muchos euros.
  • Mayor competencia: El proceso de subrogación (modificación hipotecaria) trae muchos beneficios a la banca. El principal es una mayor competencia entre instituciones teniendo mejores ofertas.

 

¿Cómo mejorar vuestras condiciones de hipoteca?

  • Negociación y Novación

La primera opción para mejorar las condiciones de vuestra hipoteca, como puede parecer lógico, es la negociación. Y es que dicen que hablar puede resolver cualquier tipo de situación; hablando se entiende la gente. Es por eso, que tendrás que acudir a la sucursal del banco con el que firmaste tu hipoteca.

Este proceso de negociaciones sobre tu hipoteca con tu banco actual se conoce como Novación. Aunque generalmente se dirige a la mejora en forma de disminución de los tipos de interés, existen varios tipos de modificaciones en las condiciones de tu hipoteca (plazo de amortización, importe pendiente, titularidad de la hipoteca, etc.)

Si has cumplido en tiempo y forma con los pagos, será más fácil que el banco acceda a modificar tu hipoteca. De igual forma, deberás tener en cuenta que el banco solicitará un análisis de vuestra situación financiera o solvencia para aprovechar o rechazar la modificación de la hipoteca.

La principal ventaja de la novación frente a la subrogación, la cual veremos a continuación, es el hecho de no tener que cambiar de entidad y no tener que trasladar los diferentes productos financieros vinculados. Además, los gastos que supone una novación suelen ser menores que los de una subrogación.

  • Subrogación hipotecaria

El proceso de subrogación hipotecaria consiste en cambiar la hipoteca de tu banco actual a otro que, en este caso, ofrezca mejores condiciones. Si en tu caso, no has llegado a ningún acuerdo con el banco, esta opción es una de las mejores, pues la competencia entre instituciones, como comentábamos antes, te permitirá encontrar mejores condiciones crediticias.

La subrogación hipotecaria no es un proceso simple, pues requiere de mucho análisis e investigación, así como de una comparación para que seas capaz de elegir la mejor opción. De igual forma, dicho proceso requiere la realización de diferentes trámites entre el banco original y el nuevo banco seleccionado.

Es importante recordar que una subrogación no es la liquidación de una hipoteca para contratar otra diferente, sino una operación de traslado de hipotecas en las que podemos mejorar solamente algunos elementos de las mismas, como los tipos de interés o los plazos de amortización. No vamos a tener la opción de ampliación de capital o la posibilidad de añadir titulares al producto, como si podemos encontrar en la novación.

Como dijimos antes, los gatos de una subrogación suelen ser superiores a los de una novación, por lo que, si te planteas esta opción, debería ser porque la mejora de las condiciones es bastante notable.

 

  • Bróker hipotecario

Por último, un bróker o intermediario hipotecario puede ser una buena forma de mejorar las condiciones de vuestra hipoteca. Un Bróker hipotecario es un agente encargado de actuar como intermediario entre el emisor de una hipoteca y el solicitante. Si buscas la forma más rápida y sencilla para ti de encontrar las mejores condiciones para vuestra hipoteca, un bróker puede ser la mejor opción.

Al igual que ocurría con las opciones anteriores, deberás tener en cuenta diferentes puntos, como que el bróker, normalmente, te cobrará una comisión por el procedimiento. Sin embargo, hay brókers hipotecarios, como es el caso de Hipoo, que no cobran al cliente por el procedimiento, sino a la entidad con la que firmas la hipoteca.

De igual forma, ten en cuenta que un bróker hipotecario cuenta con el conocimiento y experiencia en el sector con el que quizás no cuentes tú. Ayudarte de expertos hipotecarios sin duda puede resultar una gran ventaja para no pasar por alto ningún detalle y ser capaz de elegir tu mejor opción. Si todavía tienes dudas sobre esto, despéjalas con nuestro artículo sobre las ventajas de trabajar con un asesor hipotecario.

Poner a tu servicio asesores hipotecarios totalmente gratuitos para ti es otra de las formas en las que Hipoo te ayuda a encontrar la mejor oferta del mercado.

PS: Súmate a las miles de personas que ya se han suscrito a nuestro newsletter

Un día cada dos semanas te enviamos el mejor contenido relacionado con el sector vivienda e hipotecario. Prepárate para la siguiente semana. Suscríbete!