Hipoo
conoce hipoo

12 elementos que debes entender antes de elegir tu hipoteca

avatar

Comparte este post

Parece que las hipotecas van ganando terreno y los bancos, poquito a poco, van siendo más flexibles a la hora de dar financiación (casi todas las entidades dan préstamos por el 90% del valor de la vivienda) mientras el Euribor se mantiene en negativo.

Esto, unido a que cada vez es más caro vivir de alquiler, hace que estemos viviendo un buen momento en el sector hipotecario y que cada vez más familias prefieran comprar.

Pero no debemos olvidar que contratar una hipoteca es probablemente la decisión financiera más importante de nuestras vidas. Por eso, es importante que no te equivoques con el banco que se convertirá en tu acreedor durante tanto tiempo.

Qué debes entender antes de elegir una hipoteca

Es esencial ver la situación legal de la vivienda. Pide una nota simple y verifica que el dueño es quien dice ser y que no tiene una carga adicional a parte de la hipoteca.

Tienes que tener aproximadamente un 20% de ahorros; es decir, si la casa que te quieres comprar vale 200k, necesitarás alrededor de 40k para la entrada de la casa.

Recuerda que no todo es el diferencial que te ofrecen los bancos, las vinculaciones que contrates y su coste, así como las bonificaciones (descuentos % sobre el diferencial) son también relevantes.

Es aconsejable que entiendas las comisiones habituales, y que aquellas que veas adicionales las hables con tu experto hipotecario y trates de suprimirlas.

Estos son varios de los elementos que debes tener en la cabeza cuando vayas a buscar financiación para comprarte una casa:

    1. Comisión de cancelación total o parcial (no podrá superar el 0,5% durante los primeros 5 años y del 0,25% durante el resto)
    2. Comisión por novación (normalmente del 0% al 1%)
    3. Comisión por subrogación. Como la cancelación total o parcial, no podrá pasarse del 0,5% durante los primeros 5 años y del 0,25% durante el resto.
    4.  Las comisiones. Este sexto punto está a su vez relacionado con el diferencial, ya que, por ejemplo, éste puede ser muy competitivo, pero implicar unas tasas aparejadas que oscurezcan el producto. Ya casi ninguna entidad cobra la apertura, así que pelea para que no te la incluyan.
    5. Elije entre tipo variable o tipo fijo. El interés tipo fijo no cambia, la cuota siempre será la misma. En las hipotecas a tipo variable, la cuota fluctúa en relación del índice Euribor.
    6. Recuerda que no tienes que encargarte de prácticamente ningún gasto, solo de la tasación. Del resto (escrituras, gestoría, notaría), se harán cargo los bancos.
    7. Puedes elegir al notario, cosa que aconsejamos, porque la realidad es que no todos los notarios son iguales.
    8. La escritura la puedes consultar desde 3 días antes de firmar, así podrás consultar cualquier duda que puedas tener.
    9. Cláusulas suelo. Con la nueva ley hipotecaria no habrá clausulas suelo.
    10. Mira y analiza la cuota que vas a pagar. No solo en cuanto al presente, también al futuro (que hoy puedas pagar la cuota no significa que puedas hacerlo mañana). Analiza qué pasaría si, por ejemplo, sube el Euribor, en caso de que hayas elegido variable.
    11. El plazo. Lo habitual es que sea entre 20 y 30 años, aunque se puede poner un plazo de entre 5 y 40 años.
    12. Intenta no contar con avalistas. Nunca se sabe lo que puede pasar, y es mejor evitar poner en complicaciones a otras personas en caso de que sucediese algún tipo de imprevisto (enfermedad, despido….).

Ayudarte a entender cada cosa que firmas, así como los detalles de la hipoteca, es otra las muchas formas en las que Hipoo te ayuda a encontrar gratis las mejor hipoteca del mercado.

 

 

PS: Súmate a las miles de personas que ya se han suscrito a nuestro newsletter

Un día cada dos semanas te enviamos el mejor contenido relacionado con el sector vivienda e hipotecario. Prepárate para la siguiente semana. Suscríbete!